Espresso System

Nueva tecnología, respeto por la tradición y pasión por el Espresso: son las ideas básicas que utilizamos para desarrollar Mito Espresso System.


El resultado es la tradición de una máquina espresso de bar, contenida en una pequeña y moderna máquina semiautomática. La mano del barista se sustituye por la tecnología de las cápsulas monodosis. Son cuatro las ¨emes¨ que se necesitan para hacer un café espresso en cualquier lugar (cafeterías, hoteles, restaurants, hogares y oficinas): máquina, molinillo, mezcla (blend) y mano. Utilizando Mito Espresso System  sólo necesitara una mano para introducir la cápsula en el correspondiente espacio contenedor y, para cerrarlo, seguidamente presionar el botón para iniciar la distribución y para interrumpirla después al alcanzar el nivel deseado de la bebida. Los maestros cafeteros y nuestra propia experiencia, nos han enseñado que los números de un café espresso perfecto son 6/7 gramos de café molido, agua a 90 °C y 9 atmósferas de presión, en presencia de un espacio de distribución siempre limpio. Este es el motivo por el cual  las maquinas están diseñadas con una electrónica de control, una caldera que permita la distribución de la temperatura en forma constante, aun en el caso de numerosos cafés preparados en secuencia y un espacio en el que se introduce la cápsula, que luego de preparar la bebida cae automáticamente en un cajón fácil de extraer y fácil de limpiar.

La cápsula monodosis de MITO ESPRESSO está diseñada para obtener el mejor café Espresso en cualquier lugar. La mejor dosificación, molienda y el prensado óptimo del café – tres variables fundamentales del café Espresso – están garantizadas por nuestro sistema, utilizando también el ¨know how¨ de los mejores cafeteros del País.  La estructura de la cápsula evita el contacto entre el agua a una elevada temperatura – aprox. 90º C- y los materiales plásticos de la misma. El filtro de papel superior ha sido diseñado de forma que el agua tenga un impacto homogéneo en el café y se obtenga consiguientemente un mejor resultado en la taza: un café Espresso con más crema, aroma y cuerpo.